La paz es obra de la justicia social
Gerencia de Mercadeo  
Ciencias Económicas y Administrativas


Apuntes de Clase  por

Luis Eduardo Ayala Ruiz - Profesor
Ramiro Arias Amaya - Ingeniero de Sistemas


Buscar en este sitio  

La Nueva Competencia


Sun Tzu , decía que la responsabilidad suprema de un general era conocer muy bien la naturaleza del terreno. Y añadía:
"La naturaleza del terreno es el factor fundamental para ayudar al ejército a obtener una victoria segura".
Hoy éste pensamiento sigue y seguirá vigente tanto en el ámbito militar como en el empresarial, ya que uno de los retos más importantes de un gerente, es poder definir con precisión los límites y la topografía del terreno competitivo. Para enfrentar este reto con éxito, el gerente debe entender, eludir y reaccionar ante los movimientos tácticos de los competidores, sin caer en la arrogancia de simplificar tanto el análisis y evaluación del terreno, que subestime los cambios que se estén dando en el escenario competitivo, que bien podrían estar transformando las costumbres existentes de la industria a la que pertenece y colocándolo en una situación muy vulnerable.

Market Share El gerente se enfrenta hoy a una competencia más dinámica, a un terreno competitivo donde sus linderos ya no están tan claramente definidos como antes, pues industrias enteras están convergiendo o entrelazándose unas con otras. Este es el caso de las tarjetas de crédito, que parecía ser un producto exclusivo de los bancos. Hoy, participan en éste negocio además de los bancos, compañías de automóviles y de teléfonos entre otras y a su vez, los grandes bancos están compitiendo en el negocio de la telefonía de larga distancia. La industria de los electrodomésticos también parecía tener un territorio propio, pero hoy reconoce que industrias como la de la tecnología de la información ambiciona sus mercados.

Fuerzas internas y externas de convergencia se están tomando, por ejemplo, la industria de las telecomunicaciones. La convergencia de los servicios de voz, locales y de larga distancia, cambió dramáticamente el panorama de las telecomunicaciones en la medida que la competencia proliferó. Hoy, los servicios de voz y datos están convergiendo rápidamente. Pronto, los usuarios estarán en capacidad de acceder a cualquier contenido u aplicación que podrán escoger de una oferta muy amplia en las redes, mediante el uso de variedad de aparatos. El desarrollo tecnológico está integrando las otrora separadas industrias de la televisión, computadores y telecomunicación. La expansión de la tecnología digital permite que los aparatos electrónicos que hay en los hogares y empresas, operen en red y se comuniquen con el mundo exterior a través de Internet. Más aún, Internet y las redes de televisión y radio se pueden acceder a través de teléfonos celulares y los programas de radio y televisión se pueden recibir a través de la red telefónica digital. Los computadores, la televisión y los teléfonos han sido integrados en red de tal manera, que su uso sea lo más simple posible. Todo parece indicar también, que Internet está integrándose cada vez más con la televisión, la radio, la música y el cine. Ya hay países donde se puede acceder a Internet a través de la televisión por cable usando un decodificador, y el usuario puede acceder por este medio a servicios como el e-mail, e-commerce, e-books, e-banking, impresión por demanda y otros servicios multimedia. Todo esto ya existe y su implementación no tiene limitaciones tecnológicas sino políticas y de intereses económicos. En un futuro cercano, no será extraño que el usuario de multimedia se convierta en su propio director de programas usando su consola de multimedia. Podrá escoger de una muy amplia oferta de video, audio y medios impresos. Parece un hecho que los medios masivos, la televisión y la radio, evolucionarán para convertirse en un medio de comunicación individual, independiente de los sistemas de distribución y de la fusión entre las tecnologías convergentes. La Web será el medio dominante de comunicación masiva.

Desde otro ángulo, mirando retrospectivamente las década de los 80's y comienzos de los 90's, encontramos como uno de los hechos característicos de esa época, los desarrollos destacados en los campos de la competencia y de la cooperación, pero como estrategias separadas. Pero al final del milenio, nos vemos frente a un comportamiento estratégico no solamente nuevo sino también un poco paradójico. Mientras que los modelos competitivos de los 80's y parte de los 90's se enfocaron principalmente en estrategias para apropiarse de market share de la competencia, y los modelos de cooperación se concentraron primordialmente en estrategias colectivas de generación de utilidades, en la segunda mitad de los 90's, la introducción del concepto cooperación-competencia urgió a las empresas a que aprendieran maneras nuevas y no previstas para que ambos enfoques interactuaran y buscaran estratégicamente utilidades. La cooperación-competencia resaltó la necesidad de ir más allá del marco simplista que era la base de los enfoques tradicionales, y propuso el diseño de estructuras de mercado más complejas, donde la cooperación y la competencia convergían para crear una nueva perspectiva. Al ampliar los límites convencionales de las dos categorías tradicionales de competencia y cooperación, el concepto cooperación-competencia retó las concepciones tradicionales al mostrar el surgimiento de la complejidad en el papel de los actores del mercado, en las estrategias, objetivos, procesos y en los comportamientos para buscar utilidades.

Vemos entonces como los terrenos competitivos que alguna vez fueron estables hoy están en constante evolución. Los cambios tecnológicos, la globalización, la desregulación, las crecientes exigencias de los consumidores y de los canales de distribución, le están facilitando la entrada a inesperados competidores a los terrenos competitivos. Son empresas que no se aferran a los convencionalismos de su industria, traspasan los linderos demarcados y establecen nuevas maneras de hacer negocios.

La topografía de los terrenos competitivos de hoy en día es tan compleja, tan rápidamente cambiante y multidimensional, que no se puede hablar de un enfoque único para describirlos y entenderlos. Para no extraviarnos en medio de ésta torre de babel, debemos mirar el mercado desde la perspectiva tanto de los competidores como de los clientes y de los integrantes de la cadena de valor, y examinar además, las fuerzas competitivas que determinan si el mercado es atractivo o no (El Modelo de las "Cinco Fuerzas" de Porter) (El Análisis de los Ambientes de Negocios). El primer paso que debemos dar en ésta dirección es definir a la competencia. Ver La Nueva Competencia: Terreno Competitivo.






Copyright ©3w3search.com
1998-2015  Legal Notice
Tabla de
Contenido